Saber

El problema no son los extranjeros, sino ‘lo extranjero’